El Liverpool conquista la FA Cup, que deja como resaca la lesión de Salah



El Liverpool, rival del Real Madrid en la final de la Champions, se ha proclamado este sábado campeón de la FA Cup al vencer al Chelsea en la final, resuelta en una emocionante tanda de penaltis (5-6) después de que el partido acabara sin goles. Por primera vez desde su llegada a Anfield, Jurgen Klopp abre las vitrinas para depositar el único trofeo que se le resistía en Inglaterra. El técnico alemán, que estu curso ya ha levantado la Carabao Cup, da al conjunto red el octavo título en esta competición y busca el póker porque su equipo también sigue vivo en la Premier.

El exigente final de temporada, en el que también se encuentra inmerso en la lucha por la Premier y tiene en el horizonte la final de la Champions, pasa factura al equipo de Jurgen Klopp, que este sábado ha tenido que retirar del terreno de juego a Salah al sufrir molestias físicas en la primera parte.

Cuando la final discurría por su primera media hora de juego el egipcio se echó al césped dolorido. Los servicios médicos del Liverpool saltaron al terreno de juego para auxiliar a su futbolista que, cariacontecido, no dejó de menear la cabeza con un gesto de negación. Finalmente tuvo que retirarse del campo tras recibir un sentido abrazo de su entrenador, Jurgen Klopp, que ve peligrar una de las piezas claves de su equipo para el final de la Premier y para la final de la Champions ante el Real Madrid.

El Liverpool, rival del Madrid en París el próximo sábado 28 de mayo, salió mucho más enchufado a la final de la FA Cup que el Chelsea, dedicado a achicar agua en los primeros minutos. Los londinenses, sin embargo, fueron equilibrando las fuerzas con el paso de los minutos y tuvieron sus ocasiones para abrir el descanso antes del descanso. La más clara una de Marcos Alonso, que no acertó en un mano a mano ante Alisson, al que terminó golpeando en la pierna tras su remate. Otro susto para Klopp porque el guardameta tuvo que ser atendido por las asistencia. El portero se recuperaba, pero instantes después el Liverpool perdía a Salah, que abandonaba el campo desolado.

Tras el descanso, Marcos Alonso también cobró protagonismo al estrellar un lanzamiento de palo en el palo. En una final abierta, el Liverpool apretó en los últimos minutos intentando evitar la prórroga. Estuvo cerca del objetivo porque Luis Díaz, muy activo todo el partido, estrelló la pelota en el palo en el minuto 83. El Chelsea volvió a salvarse solo un minuto después en otro lanzamiento de Robertson al palo. Con el miedo metido en el cuerpo, los londinenses consiguieron llevar la final al tiempo extra.

El Liverpool tomó la iniciativa, pero el esfuerzo físico pasó factura y sus jugadores no generaron ocasiones claras. Tampoco el Chelsea y la final se tuvo que decidir en la tanda de penaltis. Mendy, al detener un quinto lanzamiento a Mané, prolongó la agonía en Wembley, pero no pudo evitar que el Chelse acabara perdiendo la final en el séptimo lanzamiento. Alisson detuvo el disparo de Mason Mount y Tsimikas acertó el suyo, dando el título al Liverpool.

Klopp, que hasta este año no había sido capaz de pasar de octavos de final en la FA Cup, levanta su primer título, el octavo del Liverpool a lo largo de su historia.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *