Joaquín y Canales lideran el paseo hasta los dieciseisavos


El Betis se clasificó para los dieciseisavos de final de la Europa League al atar la segunda plaza de su grupo tras vencer al Ferencvaros y aprovechar el triunfo del Bayer Leverkusen ante el Celtic. Irá a Glasgow sin jugarse nada en la antesala de buscar los octavos contra uno de los terceros clasificados de esta Champions League. Firmó una actuación firme para cumplir su propósito ante un Ferencvaros inocente de principio a fin. Bastaron una genial pincelada de Joaquín y la magia de Sergio Canales para certificar la victoria y mirar de reojo a un Bayer que remontó en el último suspiro para restar emoción al capítulo final de este grupo G. 

Pellegrini entregó de nuevo las llaves a Canales y éste gobernó el choque desde el inicio. No quería el Ferencvaros pelear por el balón, pero sí cerrar todos los espacios posibles. Tardó menos de cinco minutos en demostrar que no era capaz. Lo mismo que necesitó Joaquín para dictaminar que podía emular el rol del sancionado Fekir. El portuense ejecutó un pase preciso al espacio para que Bellerín penetrara por esa banda derecha y lanzara un servicio atrás que aprovechó a placer Cristian Tello para abrir el marcador ante la pasiva mirada de los defensores rivales. El 1-0 entregó calma a todos los niveles. Pellegrini pidió cautela atrás y el Ferencvaros tomó más riesgos para conectar con Nguen y Mmaee. Ambos buscaron las dudas de Bartra y Edgar, aunque el conjunto no terminaba de inquietar a Claudio Bravo.

Tras la calma llegaron pinceladas de tempestad por parte de los verdiblancos. Bravo asistió a Borja Iglesias y éste se topó con Dabuzs en una inefectiva definición. Sobre la media hora, Joaquín y Canales trazaron una asociación vertical brillante que terminó con un disparo de Borja Iglesias interrumpido por su compañero Miranda. No había destellos de gran brillo sobre el césped del Villamarín. Guido tapaba agujeros bajo la lluvia mientras Rober buscaba diagonales desde la medular para encontrar más dinamismo en la creación. Ni el canterano ni Joaquín resultan espejos de Fekir, pero la llave del peligro estaba en esa alianza.

Tras el descanso el Betis quiso más. Las cuentas miraban de reojo al Leverkusen-Celtic y el equipo entendió que la búsqueda de más goles podía resultar un factor decisivo para la clasificación. Canales, cómodo y dominador como medio centro, apareció para solventar esa insistencia verdiblanca. Protegió el balón escorado en el flanco derecho del ataque ante varios defensores, deslizó el balón hacia el centro con un amago de conducción y lanzó un misil imparable a la escuadra contraria de Dabuzs. Alegría controlada en Heliópolis. Los nervios, durante 35 minutos, se marchaban a Leverkusen.

El control del duelo nunca se le escapó al Betis. Se estiró el Ferencvaros, pero también lo hizo Tello, vertiginoso entre espacios a la caza del tercer gol. Joaquín pidió aire, se llevó una ovación, otra más, del Villamarín y Lainez entró en escena con ganas de revolucionar los últimos metros. Demasiada precipitación en el mexicano. El cuadro húngaro aceleró por momentos hasta convertir el cierre del choque en un ida y vuelta sin apenas trascendencia. Miraba de reojo a Leverkusen el Betis y encontró más respuestas cuando Diaby, terror bético en el 4-0 de Alemania, certificaba el pase de los verdiblancos a la próxima ronda condenando al Celtic.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *