La Real, desdibujada y contra las cuerdas en Europa



La Real Sociedad buscaba en el verde del estadio Louis II la clasificación virtual para los dieciseisavos de final de la Europa League ante el Mónaco avalado por su marcha en Liga, segundo en la tabla tras el Real Madrid, pero en Europa los errores se pagan. Rompieron su racha espectacular de 17 partidos sin hincar la rodilla, desde la primera jornada en agosto ante el Barça, para perder (2-1) en el estadio Louis II. Los hombres patroneados por Imanol Alguacil, que acumulaban hasta 10 porterías a cero en 18 partidos oficiales, recibieron dos y pudieron ser más en una noche espesa de los donostiarras, desdibujados y a merced de las poderosas arrancadas del equipo del Principado, más robusto físicamente. Sin fabricar ocasiones, se han complicado la vida. Anoeta dictará sentencia ante el PSV, que lo tiene también en su mano. El que gane pasa y la equis le sirve al conjunto holandés.

El Mónaco, que es octavo en la Ligue 1, con 19 puntos en 14 partidos, muy lejos de la zona noble que corona el PSG (37 puntos), en la competición continental se crece y es primero matemáticamente de grupo con toda la ventaja sobre la Real y el PSV. Los goles de Volland y Fofana superaron al tanto de Isak, el más inspirado de la escuadra donostiarra junto a Januzaj, que debe esperar a la última cita ante el PSV para despejar su puesto definitivo para pasar a los dieciseisavos de final de la Europa League. Necesitará ganar para ser segunda. Ya de saque, una acción de Ben Yedder creaba cierta zozobra sobre el área del australiano Ryan. En otro robo de balón, disparaba Volland. La presión en bloque alto del Mónaco, para ahogar la salida de los guipuzcoanos, fue definitiva. El balón estaba más en el aire que en el verde del Louis II hasta que la Real despertaba con una acción de calidad de la zurda de Januzaj, con otro remate potente que casi embolsa en la red monegasca. A renglón seguido, a los 28 minutos, en un error en la salida de Zubimendi, Volland sí marcaba casi sin querer con el balón entrando llorando. El Mónaco se animaba con Golovin y Ben Yedder incordiando, y otro remate de Fofana. Pero la Real, que parecía acobardada, reaccionaba por medio de Isak, que se iba por piernas tras asistencia sutil de Januzaj y superaba a Nübel con suficiencia para empatar. Su sexto tanto del curso para el ariete sueco, que parece un bailarín en el área. Pero en el minuto 36, se rearmaba el equipo monegasco en otro robo de cartera a Aihen Muñoz de Badiashile, que prolongaba de cabeza para que Fofana adelantara de nuevo a su equipo con la testa en boca de gol, con Ryan superado. El Mónaco corroboraba su fortaleza en el Viejo continente.

En el segundo acto, Barrenetxea por un timorato Silva le intentó dar otro aire a la Real, en la que ni Oyarzabal ni Mikel Merino estaban inspirados, un dato crucial para resquebrajar el esquema de Imanol. Merino cedía a Isak, que cruzaba demasiado el esférico en uno de los únicos fogonazos de la Real, que se iba diluyendo. El juego se deslabazaba, sin un dueño claro y tirando de los escasos ramalazos de talento. Boadu pudo incrementar la cuenta de un remate liftado para un equipo monesgasto superior ante una Real desconocida. Fofana fue expulsado en el 89 por una agresión a Turrientes cuando no había habido ninguna acción embarullada con antelación. Había algo de margen en la recta final con superioridad numérica para aspirar a la equis para los realistas, y Le Normand pudo hacerlo en un amago de remate de cabeza al que no conectó por centímetros.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *