Lenglet, centro de las críticas en el Barça



Clément Lenglet se marchó del Camp Nou visiblemente afectado y enjugando alguna lágrima furtiva que le recordaba su actuación ante el Cádiz minutos antes. Una jugada decisiva, de nuevo, le dejaba en evidencia ante una afición que esta temporada ya le tiene en el centro de la diana por sus errores. Un penalti, el tercero del curso, totalmente innecesario, como los dos anteriores, trastabillaron la ilusión del equipo por pelear la Liga tras la derrota del Atlético de Madrid el sábado ante el Levante y le entronizaron como máximo culpable de un empate indigno, dañando, de paso, su estabilidad emocional y deportiva.

La sobrante patada a Rubén Sobrino en el minuto 88 culminó el rosario de errores y despropósitos del central francés, que también alentó la victoria del Real Madrid en el Camp Nou (1-3) con un inocente agarrón a Sergio Ramos dentro del área, o unas manos ante la Juventus (0-3) que facilitaron que el club italiano le arrebatara el primer puesto en la fase de grupos y acabara emparejado en octavos con el PSG. Tampoco puede quedar exento del segundo gol del Cádiz (2-1) en la primera vuelta, logrado por Negredo tras una indecisión suya tras un saque de banda de Jordi Alba. Cinco puntos perdidos ante el Cádiz con los que podrían estar en la pomada por la Liga.

Renovado hasta 2026
No imaginaba Lenglet cuando fue presentado por Josep Maria Bartomeu en el verano de 2018 que su fulgurante y prometedora carrera viviría unos momentos tan amargos dos años y medio después. Sus buenas actuaciones en el Nancy-Lorraine le catapultaron al Sevilla, que le fichó en enero de 2017, con apenas 21 años, por 5,4 millones de euros. 18 meses y 73 partidos después, el Barcelona decidió ejecutar su cláusula de rescisión (35,9 millones) ante la necesidad de apuntalar su defensa tras la debacle de Roma. Suplente de Umtiti, logró arrebatarle la titularidad cuando la rodilla del francés le apartó de los terrenos de juego. Su contrato, que expiraba en 2023, fue renovado recientemente hasta 2026, dentro el marco de reestructuración económica diseñada por el club para paliar el impacto económico a causa del Covid.

Lenglet ha jugado más de 40 partidos por temporada en el Barcelona desde que llegó (este año suma 33), aunque bajo la batuta de Ronald Koeman ha perdido protagonismo. El técnico holandés ha apostado por Mingueza y Araújo. De hecho, el central uruguayo ha sido uno de sus grandes descubrimientos y se perfila como inamovible junto a Gerard Piqué. Lenglet ha ido aprovechando las ausencias por lesión de ambos para ir disfrutando de minutos, aunque sus desajustes defensivos provocaron que Koeman apostara por Umtiti en algunos encuentros.

La paciencia de Koeman
«Para un defensa es importante donde está y la situación de la jugada. No sé si Clément tiene que arriesgar e ir a por el balón. Puede ser que no, pero tengo que analizar mejor la jugada», explicaba un decepcionado Koeman minutos después del empate ante el Cádiz. «A mí no me gusta culpar a un jugador individualmente», añadió. No obstante, la fotografía, con Lenglet como protagonista en todos los tropiezos, se repite demasiado.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *